Los tres pilares de tu salud - Destinosfit
Alimentación, deporte y descanso son los tres pilares de tu salud...cuídate!🥰
498
post-template-default,single,single-post,postid-498,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Los tres pilares de tu salud

Que no te quepa duda…el tener una salud de hierro tiene mucho que ver en cómo cuidas tu mente y cuerpo. En este post vamos a centrarnos en los aspectos físicos que harán que te sientas infinitamente mejor.

Con el frenético ritmo al que sometemos a nuestro cuerpo y nuestra mente con continuas prisas, estrés, desplazamientos, tensiones, familia, la hipoteca… poder dedicarle cierto tiempo a nuestra salud se ha convertido en algo indispensable para mucha gente, ya sea mediante la práctica deportiva, con alguna técnica de relajación, adquiriendo nuevos hobbies, etc.

Además el estrés, la mala alimentación o la contaminación a la que estamos sometidos al vivir en una gran ciudad, son factores que afectan negativamente a nuestra salud y hacen que sea necesario un cambio en nuestro hábitos con el fin de empezar a cuidar nuestro cuerpo.

«Hacer deporte, nutrirse adecuadamente y descansar son los pilares para tener una salud de hierro»

La verdad es que cada vez es más la gente que decide intentar empezar a cuidar su salud, ya sea a los 20, a los 30, a los 40…De hecho da igual la edad a la que decidas empezar a cuidarte (cambiar tu alimentación, cambiar tu estilo de vida, comenzar a practicar algún deporte o actividad física…), lo importante es ser consciente y empezar por implementar unos cambios en tu forma de vida.

El comienzo de un nuevo año es un momento muy propicio para fijarse metas que mejoren nuestra calidad de vida. Quizás estas navidades te hayas dejado llevar por los excesos alimenticios o quizás simplemente hayas decidido empezar a cuidarte. En cualquier caso, ¡enhorabuena! 

«Ni superalimentos, ni zumos “detox” ni terapias extrañas. ¡Para cuidarse no hay secretos!»

Somos lo que comemos, así que merece la pena dedicar un poco de atención a la calidad de nuestra «gasolina»

Sin embargo, es fácil dejarse llevar por mensajes publicitarios sobre las propiedades beneficiosas de tal o cual producto (bio, natural, detox…) y por los falsos mitos sobre alimentación instaurados en nuestro entorno, así que no siempre es fácil llevar una dieta realmente saludable.

Debemos de aprender a elegir comida real, que no son nada mas ni menos los alimentos poco o nada procesados (verduras frescas o congeladas, frutas, carne, pescado, huevos, legumbres…), a diferencia de los productos (ej. salchichas, bollería, salsas, bebidas azucaradas…), que de nutrir…mas bien poco. Los alimentos son ricos en micronutrientes como vitaminas y minerales y suelen tener muchas menos calorías que los productos.

Además debemos prestar especial atención a los azúcares y a grasas poco saludables y pobre en nutrientes….lo mejor de hecho es elegir una dieta  variada y basada en verduras, frutas y hortalizas.

 «Es un hecho: la actividad física regular reduce el riesgo de mortalidad»

El ejercicio debe estar adaptado a las capacidades y objetivos de cada persona, y por supuesto es muy recomendable seguir los consejos de un profesional. Si no dispones de mucho tiempo, te pueden venir bien los entrenamientos interválicos de alta intensidad o HIIT (High Intensity Interval Training), en los que se realiza un intenso ejercicio cardiovascular en pocos minutos. También hay muy buenos programas para hacer ejercicio en casa. ¡Sin excusas!

Es importante resaltar que la actividad debe estar presente también en nuestro día a día, no sólo cuando estemos haciendo deporte. De hecho, algunos estudios demuestran que estar más de 6 horas sentado en el trabajo o en casa contrarrestan cualquier actividad física a nivel de riesgo cardiovascular, así que, si trabajas sentado (o te gusta mucho el sofá…) intenta levantarte de vez en cuando y dar un paseo o hacer algunos estiramientos.

 «Cuando dormimos se reparan nuestro cuerpo y nuestro cerebro«

A nivel físico, la falta de sueño (o si es de mala calidad) se relaciona con un aumento del riesgo de obesidad, enfermedad coronaria y renal, diabetes, hipertensión e ictus. Igualmente, el sistema inmunitario se ve afectado por un sueño deficiente y disminuye su capacidad de combatir infecciones.

Por otra parte, en el plano mental, durante el sueño el cerebro se “reprograma” y asimila toda la información que ha recibido durante el día. Esto refuerza el aprendizaje y la memoria. La falta de sueño puede llevar a alteraciones del comportamiento (ej. irritabilidad), dificultad para tomar decisiones o resolver problemas e incluso se relaciona con la depresión.

Las necesidades de sueño varían en función de la persona, pero en general se recomienda un mínimo de 6 horas de sueño reparador al día

Hazte un favor y este #2021…no descuides tu salud